La “politización” de la ayuda humanitaria

Por: Nathaly Lara González

Estudiante de Gobierno y Relaciones Internacionales, Universidad Externado de Colombia.


Hace siete años la Asamblea General de la ONU  decidió proclamar  el 19 de Agosto como el  día internacional de la ayuda humanitaria. Y es que cómo no rendirle homenaje a una de las labores que define al altruismo en su máxima expresión. Trabajadores  y voluntarios anualmente asisten a los más vulnerables con sus conocimientos, con su experiencia y con su coraje, porque sí que se necesita coraje para poner en riesgo la propia  vida por  la mera satisfacción de ayudar a quien más lo necesita. De eso se supone que se trata la ayuda humanitaria. Pero, ¿Qué pasa cuando la ayuda humanitaria ya no es un fin sino que se convierte en un medio?

El humanitarismo contemporáneo se enfrenta a una paradoja. El aumento de los desastres naturales y la cruenta violencia que vive nuestro mundo, han hecho que la acción humanitaria haya crecido en las últimas décadas y que por lo tanto los organismos internacionales se hayan querido reinventar para dar una respuesta a estas crisis. Sin embargo, en su afán de conseguir más patrocinio y financiación se han comenzado a “codear” con la política estatal, y bien sabemos que cuando cualquier cosa converge con política, esta puede terminar manipulándola. Lo cierto es que  hablar de ayuda humanitaria en los discursos políticos ha justificado agresiones e intervenciones militares que han denigrado el principio esencial de la ayuda humanitaria que es el de la neutralidad.  

Cuando los grupos sociales comienzan a tener la percepción de que la ayuda humanitaria viene con intereses políticos de por medio, estas pierden legitimidad y hasta apoyo. Ejemplo de esto, es la avalancha de críticas vertidas contra unidades de operaciones especiales que repartieron ayuda humanitaria en Afganistán vestidos con ropas civiles para obtener información por parte de los talibanes, lo que generó desconcierto y  rechazo sobre las organizaciones civiles que realizaban simultáneamente esta labor (Fernández-Montesinos, S.F). Este tipo de situaciones han puesto en riesgo aún más  la vida de los trabajadores humanitarios debido a que los grupos armados  los han convertido en blancos con el objetivo de amenazar y aterrorizar.

Por esto, es indignante ver como algunos gobiernos donantes están destinando sus recursos de ayuda humanitaria a los países en donde tienen intereses políticos y militares, dejando de un lado las causas realmente importantes en donde lo que se necesita es una ayuda efectiva y sostenible en el tiempo. Según un informe de Oxfam publicado en el 2011 la ayuda global se orienta cada vez más hacia países donde se percibe la existencia de amenazas para la seguridad nacional de los donantes o donde tienen desplegadas fuerzas militares. Los países en situación de inestabilidad o conflicto quedan fuera del foco de atención de la política exterior y lamentablemente siguen siendo los únicos que están perdiendo (OXFAM, 2011)

De esta manera, los programas de ayuda humanitaria sesgados están amenazando con deteriorar la verdadera razón de los compromisos humanos internacionales y por tanto es necesario mejorar los mecanismos de cumplimiento del DIDH y el DIH. Asimismo, se hace vital desvincular  las organizaciones de las políticas de los gobiernos, aunque ello implique tener que renunciar a fondos estatales. Este es un factor necesario para mejorar la percepción y, consecuentemente, la seguridad de los voluntarios. (Sanchez, 2015)

Bibliografía

Fernández-Montesinos, F. A. (S.F). FUERZAS ARMADAS Y ACCIÓN HUMANITARIA. Obtenido de file:///C:/Users/fundacion03/Downloads/Dialnet-FuerzasArmadasYAccionHumanitariaDebateSobreSuUtili-3800486.pdf

OXFAM. (2011). ¿De quién es esta ayuda? .

Sanchez, V. S. (2015 de Julio de 2015). La securitización de la ayuda humanitaria: efectos, consecuentcias y alternativas. Recuperado el 24 de Agosto de 2016, de Instituto de Estudios sobre Conflictos y Accion Humanitaria: https://iecah.org/index.php/articulos/2855-la-securitizacion-de-la-ayuda-humanitaria-efectos-consecuentcias-y-alternativas