¿POR QUÉ DECIRLE SÍ A LA PAZ?

Por Heidi Abuchaibe Abuchaibe

Los colombianos hoy contamos con una poderosa herramienta para democráticamente decidir sobre la acción del  Gobierno, que por la vía negociada busca el desarme del grupo armado más fuerte y antiguo que ha actuado por décadas en nuestro país. Una amplia polarización política se ha generado  frente a cómo se ha dado el proceso de negociación  y  el contenido de algunas de las medidas adoptadas, lo que genera grandes dudas frente a qué posición adoptar.

El presente testimonio busca compartir una reflexión personal que alejada de satanizar la posición individual de cada sector o ciudadano, invita a tomar una posición activa e informada en un momento decisivo e histórico para nuestra nación.

¿POR QUÉ PARTICIPAR?

Porque más allá de la posición frente al acuerdo de paz, los colombianos necesitamos hacer uso de las herramientas con las que contamos para participar activamente en la toma de decisiones que nos afectan como comunidad.

Porque debemos reforzar un papel activo, pacifico, patriota. Este nos legitima como sociedad en la búsqueda de consensos desde la pluralidad y la diferencia.

Porque la trascendencia de las decisiones que envuelve el acuerdo requiere de un país informado y exigente a la hora de implementarse cualquier política.

¿POR QUÉ EL SÍ?

Sí, porque  independientemente de que exista o no unanimidad de criterios, el acuerdo es el resultado de un proceso de negociación para el cual el Gobierno Nacional en cabeza del Presidente de la Republica estaba facultado por la constitución y el mandato popular.

Sí, porque constituye una oportunidad de, por medios pacíficos, construir nación con aquellos que alzados en armas, hoy busca reintegrarse a la vida civil.  

Sí, porque también es una oportunidad para avanzar hacia el propósito de una agenda de transición hacia la paz, la transformación y fortalecimiento institucional

Sí, porque debemos dar un voto de confianza a nuestras instituciones que democráticamente tendrán la oportunidad de aprobar, interpretar y ejecutar las medidas que se plantean en el acuerdo de paz conforme a la constitución y las obligaciones internacionales del Estado Colombiano.

Sí, porque un acuerdo negociado nos permite como sociedad exigirle a las partes el cumplimiento de lo acordado.

Sí, porque hay que ser consciente de que las transiciones son siempre imperfectas dada la esencia misma de las afectaciones y el compromiso será siempre con el futuro.

Hoy yo digo Sí sin perder independencia, sí siendo critica, sí buscando incidir, sí siendo propositiva, satisfecha de haber tomado un rol activo en el futuro de mi país.