LA CONMEMORACIÓN DE LUTO

 

LA CONMEMORACIÓN DE LUTO

 

En el marco de la conmemoración del día mundial de los refugiados, el pasado 20 de junio las Naciones Unidas lanzó la campaña #ConLosRefugiados. Con ella envió  un mensaje a los gobiernos a trabajar conjuntamente en la no discriminación y garantía de los derechos humanos y las condiciones mínimas de subsistencia de los refugiados. Más allá de las campañas de sensibilización, nunca antes el futuro de los refugiados en el mundo había sido tan sombrío.

Según el informe presentado por ACNUR ese mismo día, el mundo atraviesa por la crisis más grande de desplazamiento forzado después de la segunda guerra mundial, generándose cifras desgarradoras de 24 personas desplazadas por minuto, para un total global de 65.3 millones a finales del año 2015. Ante las inertes cifras sin rostro, la complejidad del fenómeno se materializa en la falta de esperanza de millones de personas que no ven una solución cercana a su situación y por el contrario se enfrentan a barreras cada vez mayores, impuestas por una comunidad internacional temerosa al impacto del cada vez mayor, flujo de migrantes. Muestra de ello es la división de Reino Unido en torno a su permanencia o no a la Unión Europea y en su trasfondo aspectos migratorios.

La falta de una solución definitiva a viejos problemas frutos del colonialismo llevan a que hoy más de la mitad de los refugiados en el mundo tengan origen en 3 países: Siria, Afganistan y Somalia. Solo Siria ha visto salir más de 4.9 millones de personas y 6.6 mill. más se han desplazado internamente. 

Es una vergüenza para la humanidad que en la actualidad se hable de más de 15.000 personas muriendo en las travesías de cruzar el mediterráneo para salvar su vida, y de comunidades enteras que ven nacer generación tras generación como apátridas y en el exilio.

Después de casi 70 años 4.8 millones de palestinos siguen esperando en países vecinos la promesa de las Naciones Unidas de regresar a sus hogares, ante la creciente expansión Israelí con mira a legitimar una ocupación definitiva, ante los ojos de una comunidad internacional inerme en el silencio. 

En casos más cercanos la situación de nuestros hermanos centroamericanos constituye la más grave situación de migración regional, ensombrecida con la polarización política que ha generado la propuesta de Trump de criminalizar la migración, incentivar la discriminación y ampliar las barreras físicas fuertemente rechazadas a nivel internacional.

Contrasta con la insostenible situación, los cada vez mayores recortes de presupuesto de los que han sido objeto las agencias encargadas de atender a las personas en situación de desplazamiento, como el ACNUR y la UNRWA. Esto unido a la falta de soluciones a corto plazo para largos conflictos y  la amenazas global del terrorismo que ensombrecen el panorama mundial cada vez más radicalizado. 

Estamos así ante el mayor reto de la comunidad internacional, que de fracasar compromete sus pilares fundacionales, su legitimidad y el futuro de toda la humanidad. 

 

Artículo publicado en "El Heraldo", para visitar la versión original haga clic AQUÍ

 

Si desea conocer el informe completo de ACNUR, visite este link: http://www.acnur.org/t3/fileadmin/scripts/doc.php?file=t3/fileadmin/Documentos/Publicaciones/2016/10627